El verdadero origen de Santa Claus


Todos, desde muy pequeños conocemos la magia de las fiestas decembrinas, navidad, ver de nuevo a la familia que quizá en el año no hablaron, la calidez del hogar, aromas navideños, la cena y sus platillos exquisitos, el árbol y sus bellas luces que parecen cientos de estrellas titilando y esa hermosa sensación de calor pese a la fría noche de invierno, los niños durmiendo temprano con la esperanza de abrir a la mañana siguiente los regalos que Santa Claus trajo para ellos, ¡recuerdos, amor, nostalgia…!

Santa Claus, Papá Noel, San Nicolás, son solo algunos nombres con los que conocemos a este icónico personaje, pero ¿conoces cuál es el origen de este mágico y bondadoso ser?

La historia de Santa se remonta desde hace bastante tiempo, ubiquémonos en Anatolia, Turquía, específicamente en el año 310. En este lugar nace el obispo cristiano San Nicolás de Myra, conocido así en Oriente, o bien San Nicolás de Bari, llamado así en Occidente. Aunque venía de una familia bien acomodada, desde niño se distinguió por su sencillez y lo servicial que era con los demás. Era único, repartía sus pertenencias entre los más necesitados y decía que:

“Sería un despropósito no repartir mucho, siendo que Dios nos ha dado tanto”.

San Nicolás de bari

inclusive, cuando sus padres murieron, regaló su herencia a quienes realmente lo requerían. De esta manera lo reconocieron como santo patrono en Grecia, Turquía, Rusia y Francia.

Durante una de las persecuciones cristianas fue capturado y encarcelado durante aproximadamente 30 años, sin embargo, él seguía hablando de la grandeza de Dios y del nacimiento de Jesús, el salvador del mundo. Con la llegada del emperador Constantino al poder, terminaron las persecuciones a cristianos en roma, y con ello es liberado de prisión. Cuando sale en libertad, anciano, con barba blanca y pelo largo,  tiene la creencia de que la religión cristiana había sido erradicada por los gobiernos anteriores del imperio, por lo que cuando observa a personas cantando villancicos en las calles vuelve a notarse ese viejo alegre y de gran corazón, con esta escena se asocia a San Nicolás con la Navidad.

Cuenta una leyenda que había un padre con 3 hijas, que querían casarse para no quedar en soltería; sin embargo, el padre no tenía nada, por lo que no podía permitirse pagar la boda de sus tres hijas. Se dice que San Nicolás se enteró de aquella situación, así que una noche entró a aquella casa y dejó oro dentro de unos calcetines que se encontraban secando al lado de la chimenea.

¿Cómo fue cambiando la imagen de San Nicolás hasta la actualidad?

En 1624, proveniente de Holanda, llega a Estados Unidos el personaje de San Nicolás, conocido como Sinterklass (Tradicionalmente Sinterklass reparte obsequios a los niños el 5 de diciembre).

Posteriormente en 1809, Washington Irving, escritor estadounidense, en uno de sus trabajos deforma el nombre de Sinterklass a Santa Claus, para facilitar su pronunciación. Luego, Clement C. Moore describe a este personaje en uno de sus poemas “Una Visita de San Nicolás”, mostrándolo bastante flaco, completamente diferente a como lo conocemos actualmente.

En 1863, Thomas Nast hace un dibujo de Santa Claus, y le hace un cambio bastante radical a lo que era originalmente; este lo representa como un viejo rechoncho y bonachón. 

Para el siglo XIX, Lomen Company, una compañía de refrigeradores, hace uso de este personaje en una de sus campañas publicitarias, abriendo paso al nuevo origen de Santa Claus, el Polo Norte, incorporando un trineo y renos.

Fue hasta 1931 que The Coca-Cola Company compró los derechos para usar este personaje, y lo dibujó como un viejo panzón, sonriente, alegre, carismático, un personaje cálido. Así mismo cambió el color del traje de Santa, lo que se cree que originalmente pudo haber sido de color verde, se pintó del rojo característico de Coca Cola que conocemos actualmente.

Sin duda la Navidad es una de las fechas más bonitas del año, aún recuerdo la emoción de niño que sentía cuando me despertaba a abrir los regalos, o lo difícil que era conciliar el sueño pensando en que en cualquier momento Santa Claus iba a llegar con los regalos, esperando y parando oreja para ver si lo escuchaba entrar y dejarlos. 

Estas fechas son muy bellas, y aunque la situación de la pandemia actual no permite reunirnos con nuestros seres queridos en persona, disfruta con tu familia, recuerden esos grandes momentos que vivieron en las vacaciones pasadas, haz una videollamada a tus abuelos. Pero sobre todo agradece que respiras, que tienes gente que te quiere y un techo donde vivir.

¿Y tu qué sentías? ¿Cuál fue el regalo que más te gustó? o ¿Cuál fue el regalo que Santa nunca te trajo?

Colloquio somos todos


Creemos que la opinión de todas y cada una de las personas en importante, es por eso que te invitamos a participar con nosotros.

Suscríbete

Recibe el contenido nuevo directamente en tu bandeja de entrada.

Contáctanos

Equipo de Colloquio

O bien mándanos un mensaje a nuestras redes sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: