BRIDGERTON. Libertades e inexactitudes históricas.


Bridgerton es la más reciente serie de Netflix, basada en los libros de Julia Quinn, estrenada el 25 de Diciembre del 2020 y la cual últimamente ha causado revuelo entre todes les fanátiques de las películas y series de época y de la literatura del siglo XVIII y XIX, dividiendo a la audiencia con respecto a las libertades e inexactitudes que se encuentran en los modales, en el vestuario, etc. y en especial molestando por las comparaciones que varios medios le han dado con las obras de la escritora inglesa Jane Austen, enfureciendo a les fans de la reconocida autora.

      La serie se centra en la cuarta hija y la mayor mujer de la familia del vizconde de Bridgerton, Daphne Bridgerton, y su entrada al mercado matrimonial de la alta sociedad del Londres de 1813. Vemos cómo en su vida se involucra el Duque de Hastings, un hombre decidido a no contraer matrimonio, y cómo acuerdan un pacto de fingir romance para así atraer la atención de pretendientes a Daphne y para  alejar del duque la atención de las jóvenes casaderas y sus madres.

      Partiendo desde el punto inicial más importante, debemos de dejar de compararla con la vida y obras de Jane Austen -autora de obras cómo Orgullo y prejuicio, Emma, Sensatez y sentimientos entre otros títulos-, puesto que lo único que la serie comparte con la autora es el año en el que se sitúa: 1813. El simple hecho de situarse en la época de la regencia inglesa ha generado que varios medios la comparen con esta autora inglesa característica de la época cuando no tienen absolutamente nada que ver, y esto a su vez ha generado disgusto entre les fans de la autora y sus obras, haciendo que a cada noticia que comparten estos fans, complementen con frases cómo “no entiendo el afán de compararla con Jane Austen cuando no tienen nada que ver” a dichas noticias.

Fig. 1

El vestuario es de las cosas que más ha causado revuelo puesto que a pesar de estar hecho con base en la moda del siglo, muestra cosas históricamente incorrectas que hay que diferenciar de las libertades creativas. Comenzando con lo más esencial en una prenda: El “Corsé”. Esta pieza fue base fundamental de la ropa femenina durante el siglo XVII y el siglo XVIII, sin embargo, gracias a la primera abolición de la monarquía resultado de la revolución francesa, se optó por vestir ropa más cómoda en lugar de suntuosa, dejando de lado los corsés y dando llegada a los “stays” una versión del corsé que finalizaba debajo del busto y más equiparable a un sostén o a un top. Fig. 1

      La adición del corsé al vestuario de la serie tiene un propósito: criminalizar el uso del Corsé. Esto debido a que es una forma de representar la opresión que las mujeres vivían en estos tiempos, y aunque sí la hubo en gran medida, los corsés de “uso diario” eran prendas que no lastimaban el cuerpo de la mujer y que tenían la función de lo que era el sostén, además de que el corsé no formaba parte de la vestimenta diaria de las mujeres de principios del siglo XIX. Otra inexactitud relacionada con el uso del Corsé es el hecho que en la serie se nos muestra que este se usaba directamente por encima del cuerpo, sin ninguna prenda debajo de éste; algo que está de más decir también fue inexacto, puesto que era regla general utilizar una capa de enagua o bata y después, encima de esta prenda ponerse el corsé o “stay”, esto desde el siglo XVII y hasta el desuso del corsé a finales de la década de 1910. Fig.2

Captura tomada de Orgullo y Prejuicio (2005). Fig.2

Pasando a los vestidos, se utilizaba en la regencia el modelo conocido cómo “corte imperio” Fig. 3, el cual era una prenda cuya falda iniciaba desde debajo del busto (por eso fue inútil el uso del corsé debido a que la falda cubría la cintura) y depende de la situación económica de quien vistiera, podía ser una falda extendida o corta y muy cerca del cuerpo. La serie nos muestra un error al en el vestuario femenino iniciarla falda de varias prendas desde la mitad del busto y no inmediatamente debajo de éste, cómo era habitual en la moda de la época. No se repite en todos los vestidos pero si los suficientes cómo para hacer notar el detalle de este error.  

Fig. 3

      

      Las libertades creativas del vestuario son pocas pero notables, debido a que es una verdad universalmente aceptada el hecho de que estos elementos no estuvieron presentes en 1813. Comenzando con lo más  notable: Las Texturas y los colores del vestuario de toda la sociedad de Londres. Se optó por utilizar colores vivos en el vestuario de todo aquel que estuviera presente ante la cámara, mostrando también con esto pulcritud en la ropa, con blancos en las camisas y colores oscuros pero finos en las chaquetas, y colores vívidos y pasteles en los vestidos, además de los estampados presentes en la ropa de las damas, llena de flores y otras figuras y con los colores que se utilizaron, son elementos que eran inexistentes en 1813. Estos elementos del vestuario
que se encuentran presentes en la serie hacen recordar el estilo similar manejado en Emma (2020) de Autumn de Wilde, dónde se utilizaron tonos pasteles y se llamaba a la pulcritud de la ropa y la “perfección” de ésta, con el detalle de que este vestuario es históricamente más fiel que el de Bridgerton.

      Siguiendo el hilo de la ropa femenina, no se debe de olvidar el personaje de “Lady Fethearington” y su corte de ropa, pues además de ella ser característico el usar ropa con estam-pados floreados, utiliza un corte de ropa muy peculiar el cual si bien está basado en el corte imperio, la falda es pegada a la cintura y se podría considerar que esta comienza desde la cintura en lugar del busto. Fig.4

     

Fig. 4

Una licencia creativa se puede notar con el atuendo base del Duque se Hastings, un atuendo de predominante color obscuro y con nudos en el pañuelo alrededor del cuello que en ese momento no se utilizaba; Todo esto con el fin de resaltar la figura del duque sobre cualquier caballero presente en los escenarios; para hacerlo más gallardo y mostrarlo cómo alguien diferente de la sociedad de la regencia. Los demás hombres en la serie se mostraron con atuendos característicos de la regencia, siguiendo la figura del “Dandi” promovida por George Brumell, con cortes de cabello “a la Titus”, pañuelos de lino amarrados al cuello a modo de corbatas, chalecos con brocados y colores  Fig. 4  Lady F. de azul con flores rosas     serenos y una chaqueta con solapas grandes. Fig.5. Además de un par de pantalones claros y botas, que si bien variaron en los cortes y peinados, la base de la moda es prácticamente la misma, simplemente con colores vivos y estampados llamativos.

Fig. 5

      Otra libertad creativa muy notoria fue la elección de la banda sonora. La serie de Bridgerton se destaca por su peculiar banda sonora, que está integrada principalmente  por orquestas que reinterpretan canciones que están de moda, esto especialmente en las escenas de fiestas y los bailes cómo ambientación y danzas, pero ponen anacronismos cómo Barcarole de Offenbach, compuesta 60 años después, o el Valse no.2 de Shostakovitch compuesta en el siglo XX que son parte de la libertad creativa en lo que respecta.

      El vestuario de la Reina Charlotte y su corte es muestra de estas licencias, puesto que visten con pelucas y atuendos de mediados del siglo XVIII, algo que la sociedad consideraría pasado de moda en aquel tiempo, puesto que era costumbre de la monarquía imponer modas y seguir aquello que era popular en otra nación, por lo que se juzgaría a la Moda de la corte británica cómo anticuada, pero al ser una licencia creativa, no es tomado en cuenta y la monarquía vive en su propia moda, dejando para los plebeyos la evolución de las prendas. Y aunque es históricamente correcto en el caso de la reina, la corte sufrió por las reglas de vestimenta haciendo que combinaran las prendas interiores con lo que estilaba en la época, haciendo que los vestidos fueren raras combinaciones.

     Aunque muchas personas le han dado importancia en estos temas, la serie es ficción histórica y no se le deben de tomar en cuenta al pie de la letra estos detalles, puesto que no relatan hechos históricos , así que aunque en una serie de ambientación de época se debería de apegar cómo base a cierta moda, al no ser hechos o relatos basados en la literatura de dicha época, pueden tomarse estas libertades o licencias creativas para enganchar al público al que va dirigido y se debe entender eso, éstos solo son detalles a considerarse y nada más.

      La serie actualmente se ha posicionado en el número 4 del  ranking de las 10 series más populares de Netflix en México y ya tiene una segunda temporada confirmada sin fecha de estreno.

-Jorge Romero

Colloquio somos todos


Creemos que la opinión de todas y cada una de las personas en importante, es por eso que te invitamos a participar con nosotros.

Suscríbete

Recibe el contenido nuevo directamente en tu bandeja de entrada.

Contáctanos

Equipo de Colloquio

O bien mándanos un mensaje a nuestras redes sociales.

Fuentes:

Anónima. (6, enero, 2021). ¿Es el vestuario de Bridgerton histórico?. 6, enero, 2021, de La Guía Vintage Sitio web: https://youtu.be/GDmHvucp8nc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: